Todo lo que sabemos del nuevo libro de Veronica Roth

martes, 17 de mayo de 2016

Hola a todos,

Después del descomunal triunfo mundial con su obra prima, Divergente, Veronica Roth no se baja del carro y continúa con su carrera como escritora. Su nuevo libro Carve the mark saldrá a la venta en EEUU el 17 de enero de 2017 según entertainment weekly.

No solo conocemos título y fecha de publicación, sino también portada y sinopsis.


 SINOPSIS

En un planeta donde reina la violencia y la venganza, en una galaxia donde algunos son favorecidos por el destino, todos desarrollan dones, un poder único destinado a definir el futuro. Mientras mucho se benefician de sus dones, Akos y Cyra no lo hacen. Sus dones los hacen vulnerables al control del resto. ¿Pueden reclamar sus dones, sus destinos y sus vidas, y restablecer el equilibrio de poder en este mundo? 
Cyra es la hermana del brutal tirano que gobierna al pueblo de Shotet. El don de Cyra le da poder y dolor, algo que su hermano explota, utilizándola para torturar a sus enemigos. Pero Cyra es mucho más que un arma en las manos de su hermano: ella es fuerte, rápida y más lista de lo que él cree. 
Akos proviente de la nación adoradora de la paz Thuve, y su lealtad hacia su familia no tiene límites. Aunque está protegido por su inusual don, una vez Akos y su hermano son capturados por soldados enemigos de Shotet, Akos está desesperado por recuperar a su hermano vivo, no importa a que precio. Cuando Akos entra de lleno en el mundo Cyra, la enemistad entre sus paises y familias parece infranqueable. Tendrán que decidir entre ayudarse el uno al otro para sobrevivir o destruirse entre si.
(Traducido por: La Comentarista)

El nuevo libro de Veronica Roth contará nuevamente con una trama distópica, en la que un héroe y una heroína tendrán que luchar para superarse a si mismos y a sus enemigos.

Desgraciadamente no se sabe fecha de publicación en España o si será traducido si quiera. Pero de momento, nos podemos aguantar las ganas y hacer más amena la espera con este adelanto de uno de sus capítulos que Veronica Roth ha dado a conocer con Entertainment Weekly:


Este estracto pertenece al capítulo 7 del libro Carve the Mark, el nuevo trabajo de Veronica Roth.

La primera vez que ví a los hermanos Kereseth, fue en el pasillo de los sirvientes que corría paralelo al Salón de las Armas. Yo era varias estaciones mayor, me acercaba rápidamente a la edad dulta.
Mi padre se había unido a mi madre en el más allá solo unas estaciones antes, asesinado en un ataque durante nuestra última estancia. Mi hermano, Ryzek, estaba ahora siguiendo el camino que nuestro padre había establecido para él, el camino hacia la legitimación de Shotet. Quizá incluso la dominación de Shotet.
Mi antiguo tutor, Otega, había sido la primera en hablarme sobre Kereseths, porque los sirvientes en nuestra casa estaban cuchicheando la historia sobre las ollas y sartenes en la cocina, y ella siempre me contaba sobre los cuchicheos de los sirvientes.
"Ellos fueron apresados por el administrador de tu hermano, Vas." me dijo mientras corregía mi ensayo buscando errores gramaticales. Seguía enseñándome literatura y ciencias, pero la había liberado de mis otras asignaturas, y ahora estudiaba por mi cuenta mientras ella volvía a gestionar nuestras cocinas. "Y Vas los arrastró a través de la División, pataleando y gritando, para escuchar a los demás contarlo. Pero el más joven de ellos, Akos, escapó de su agarre, de alguna manera, robó una espada y se volvió contra uno de los soldados de Vas".
"¿Cuál?" pregunté. Conocía a los hombres que viajan con Vas. Sabía que a uno le gustaban los dulces, otro tenía una debilidad en el hombro izquierdo, y otro había entrenado una mascota pájaro para comer golosinas de su boca. Era bueno conocer ese tipo de cosas sobre la gente. Por si acaso.
"Kalmev Radix"
El amante de los dulces, entonces.
Levanté mis cejas, ¿Kalmev Radix, un miembro de la élite de confidentes de mi hermano, había sido asesinado por un chico de Tuvhe? Esa no era una muerte muy honorable.
"¿Por qué fueron apresados los hermanos?" pregunté. 
"Sus destinos." Otega meneó sus cejas. "O al menos eso dice la historia. Y dado que sus destinos son, evidentemente, desconocidos por todos salvo Ryzek, esa es la historia."
Yo no conocía los destinos de los chicos Kereseth, o cualquiera salvo el mío y el de Ryzek, aun cuando habían sido transmitidos hacía unos días en el servicio de noticias de la Asamblea. Ryzek había cortado el servicio de noicias en el momento en el que el Lider de la Asamblea había aparecido en la pantalla. El Lider de la Asamblea había emitido el anuncio en Othyrian, y aunque el habla y aprendizaje de todas las lenguajes salvo el Shotet había sido prohibido en nuestro país por unas diez estaciones, era mejor asegurarse.
Mi padre me había revelado mi propio destino después de que mi don se manifestara, con una pequeña ceremonia: El segundo hijo de la familia Noavek cruzará la División. Un estraño destino para una hija favorecida, pero solo porque era muy aburrido.
No exploré por los pasillos de los sirvientes tan a menudo nunca más -en esta casa ocurrían cosas que yo no quería ver- pero para echar un vistazo de los Kereseths secuestrados... bueno, tenía que hacer una excepción.
Todo lo que sabia sobre la gente de Thuvhe -aparte del hecho de que eran nuestros enemigos- era que tenían piel delgada, fácil de perforar con una espada, y que extralimitaban en flores de hielo, la fuente de vida de su economía. He aprendido su lenguaje por insistencia de mi madre -la élite de Shotet estaba eximida de la prohibición de mi padre contra el aprendizaje del lenguaje, por supuesto- y era muy dificil para mi lengua, la cual estaba acostumbrada a los ásperos y fuertes sonidos del Shotet, en vez de los silenciosos y rápidos del lenguaje Thuvhe.
Sabía que Ryzek haría llevar a los Kereseths apresados al Salón de las Armas, así que me agazapé en las sombras y deslicé el panel del muro hacia atrás, dejandome a mi mista solo una rendija para ver a través, cuando oí los pasos.
La habitación era como todas las demás en Noavek manor, los muros y el suelo hechos de madera oscura tan pulida que parecía estar cubierta por una fina capa de hielo. Colgando del alto techo había una elaborada lámpara de araña hecha de esferas de cristal y metal retorcido. Pequeños insectos revoloteaban en el interior de ella, proyectando una luz misteriosa, cambiando el ambiente de la abitación. El espacio estaba casi vacío, y todos los cojines del suelo -equilibrados en bajos soportes de madera, para hacerlos más confortables- amontonaban polvo, por lo que su color crema se había vuelto gris. Mis padres habían albergado fiestas aquí dentro, pero Ryzek lo usaba solo para la gente que pretendía intimidar.
Ví a Vas, el administrador de mi hermano, antes que al resto. El lado largo de su pelo estaba grasiento y lacio, el lado afeitado estaba rojo con una erupción cutánea. A su lado arrastraba los pies un niño, mucho más pequeño que yo, su piel era un mosaico de contusiones. Era de hombros estrechos y bajo. Tenía piel pálida, y un tipo de tensión de alerta en su cuerpo, como si se estuviera conteniendo a sí mismo.
Unos sollozos vinieron detrás de él, donde un segundo chico, con denso y rizado cabello, tropezó. Era más alto y ancho que el primer Kereseth, pero asustadizo, así que casi parecía más pequeño.
Esos eran los hermanos Kereseth, los chicos favorecidos por el destino, de su generación. No eran muy impresionantes.
Mi hermano esperó a que cruzaran la habitación, su cuerpo largo cubrió los pasos que conducían a la plataforma elevada. Su pecho estaba cubierto con una armadura, pero sus brazos estaban desnudos, mostrando una linea de marcas de muertes que recorrían toda la parte baja de su brazo hacia arriba. Habían sido muertes ordenadas por mi padre, para acallar cualquier rumor sobre la debilidad de mi hermano que podría haberse extendido entre las clases bajas. Sostenía una espada corriente en su mano derecha, y cada pocos segundos la hacía girar en su palma, siempre agarrándola por el mango. Bajo la luz azulada, su piel era tan pálida que casi parecía un cadáver.
Sonrió cuando vio a sus prisioneros de Thuvhe, mostrando sus dientes. Podía ser guapo cuando sonreía, mi hermano, incluso si significaba que estaba a punto de matarte.
Se echó hacia atrás, balanceándose sobre sus codos, y ladeó su cabeza.
"Vaya, vaya" dijo. Su voz era profunda y rasposa, como si acabara de pasar la noche gritando a pleno pulmón.
"¿Esto es aquel sobre el cual he oído tantas historias?" Ryzek asintió hacia el magullado chico Kereseth. Él habló en Thuvhesit con voz quebradiza. "El chico de Thuvhe que se ganó una marca antes de que incluso le montáramos en un barco?" se río.
Estreché la vista hacia la herida de uno de los brazos. Había un corte profundo en la parte de fuera de su brazo junto a su codo, y una línea de sangre que había corrido entre sus nudillos y se había secado allí. Una marca muerte, inacabada. Una muy nueva, correspondiente, si los rumores eran ciertos, a Kalmev Radix. Este era Akos, entonces, y el que lloroso era Eijeh.
"Akos Kereseth, el tercer hijo de la familia Kereseth." Ryzek se puso de pie, dando vueltas al cuchillo en su mano, y bajando los escalones. Superaba en altura incluso a Vas. Era como un hombre de tamaño medio más alto y más delgado de lo que suponía que tenía que ser, sus hombros y caderas demasiado estrechas para llevar su propia altura.
Yo era alta, también, pero ahí es donde acababan los parecidos físicos con mi hermano. No era poco común para los hermanos Shotet no parecerse, dada la mezcla de nuestra sangre, pero nosotros éramos mucho más distintos que muchos.
El chico -Akos- levantó sus ojos hacia los de Ryzek. Yo había visto antes el nombre "Akos" en un libro de historia de Shotet. Perteneció a un lider religioso, un clerigo que había decido acabar con su vida antes que el deshonor de sostener una espada corriente. Así que este chico de Thuvhe tenía un nombre de Shotet. ¿Se habían olvidado sus padres de sus orígenes? ¿O querían honrar alguna olvidada sangre Shotet?
"¿Por qué estamos aquí?" dijo Akos con voz ronca, en lengua Shotet.
Ryzek solo sonrió más. "Veo que los rumores son ciertos -puedes hablar la lengua reveladora. Cuan fascinante. Me pregunto ¿Como llegaste por tu sangre Shotet?"  Apretó la esquina del ojo de Akos, en la herida que tenía, haciéndole parpadear. "Recibiste un buen castigo por matar a uno de mis soldados, por lo que veo. Supongo que la caja torácica ha debido sufrir daño."
Ryzek vaciló un poco mientras hablaba. Solo alguien que lo hubiera conocido tanto tiempo como yo podría haberlo percibido, estaba segura. Ryzek odiaba presenciar el dolor, no por empatía con la persona que lo sufría, sino porque no le gustaba que le recordaran que esa pena existía, que él era tan vulnerable a ella como cualquier otro.
"Casi tuve que cargarlo hasta aquí" dijo Vas. "Y te aseguro que tuve que arrastrarlo hasta el barco."
"Normalmente no sobrevivirías a un gesto como el de matar a uno de mis soldados," dijo Ryzek, hablando condescendientemente hacia Akos como si fuera un niño. "Pero tu destino es morir sirviendo a la familia Noavek, morir sirviéndome a mi, y, ya ves, preferiría mantenerte aquí unas cuantas estaciones primero."
Akis había estado tenso desde que puse los ojos en él. Mientras lo observaba, era como si toda la dureza en él se hubiera derretido, dejándole parecer tan vulnerable como un niño pequeño. Sus dedos estaban curvados, pero no en puño. Pasivamente, como si estuviera dormido.
Supongo que él no había estado al tanto de su destino.
"Eso no es verdad," dijo Akos, como si estuviera esperando a que Ryzek aliviara el miedo. Presioné mi palma contra mi estómago para aliviar un dolor agudo.
"Oh, te aseguro que si lo es. ¿Te gustaría que te lo leyera de la transcripción del anunciamiento?"
Ryzek tomó un pedazo de papel de su bolsillo de atrás -había venido a esta reunión preparado para sembrar el caos emocional, aparentemente- y lo desdobló. Akos estaba temblando.
"El tercer hijo de la familia Kereseth," leyó Ryzek, en Othyrian. De alguna manera oyendo su destino en la lengua en la que había sido anunciado lo hizo sonar más real para mi. Me pregunté si Akos, estremeciéndose a cada sílaba, sintió lo mismo. "Morirá al servicio de la familia Noavek."
Ryzek dejó caer el papel al suelo. Akos lo agarró tan fuerte que casi lo desgarró. Se quedó en cuclillas mientras leía las palabras -una y otra vez- como si releyéndolas pudiera cambiarlas. Como si su muerte, y su servicio a nuestra familia, no estuvieran predestinados.
"No ocurrirá," dijo Akos, más fuerte esta vez, mientras se ponía de pie. "preferiría... preferiría morir que-"
"Oh, no creo que eso sea verdad," dijo Ryzek, bajando su voz a casi un susurro. se inclinó más cerca de la cara de Akos. Los dedos de Akos hicieron agujeros en el papel, a pesar de estar quieto. "Conozco el aspecto de una persona que quiere morir. He llevado a muchos a ese punto por mi mismo. Y tu sigues desesperado por sobrevivir."
Akos tomó aliento, y sus ojos encontraron los de mi hermano con una nueva firmeza. "Mi hermano no tiene nada que ver contigo. No tenéis ningún reclamo hacia él. Dejadle ir, y yo... yo no os daré ningún problema."
"Pareces haber hecho muchas suposiciones incorrectas sobre lo que tu y tu hermano estáis haciendo aquí," dijo Ryzek. "Nosotros no hemos, como tu has asumido, cruzado la División solo para acelerar tu destino. Tu hermano no es un daño colateral: tú lo eres. Fuimos a buscarle a él."
" no cruzaste la División," espetó Akos. "Tu solo te sentaste aquí y dejaste a tus lacayos hacerlo todo por ti."
Ryzek se volvió y ascendió hasta la cima de la plataforma. El muro sobre ella estaba cuvierto con armas de todas las características, de todas las tallas, la mayoría de ellas espadas corrientes tan largas como mi brazo. Él seleccionó un largo y grueso cuchillo con un mango robusto, como el cuchillo de un carnicero.
"Tu hermano tiene un destino particular," dijo Ryzek, mirando el cuchillo, "Asumo, puesto que no conocías tu propio destino, que ¿no conoces el suyo tampoco?"
Ryzek sonrió de la forma en la que siempre lo hacía cuando sabía algo que otra gente no. 
"Para ver el futuro de la galaxia," citó Ryzek, en Shotet esta vez. "en otras palabras, para ser el futuro oráculo de este planeta." 
Akos se quedó en silencio. 
Yo me alejé de la grieta en el muro, cerrando mis ojos a la linea de luz para poder pensar.
Para mi hermano y mi padre, toda preocupación desde que Ryzek era joven había sido la búsqueda de un oráculo, y toda búsqueda había resultado vacía. Probablemente porque era casi imposible coger a alguien que puede saber que estas viniendo. Pero finalmente, parecía que Ryzek había encontrado una solución: había localizado a un oráculo que no sabía que lo era, uno lo suficientemente blando y flexible para ser conformado por la crueldad Noavek.
Me senté hacia adelante de nuevo para oír a Eijeh hablar, su cabeza rizada inclinada hacia adelante.
"Akos, ¿Qué esta diciendo?" preguntó Eijeh en un fluido Thuvhesit, limpiando su nariz con el dorso de la mano.
"Está diciendo que no vinieron a Thuvhe a por mí," dijo Akos, sin mirar hacia atrás. Era extraño oír a alguien hablar dos idiomas tan perfectamente, sin acento. Envidié su habilidad. "Vinieron a por tí."
"¿A por mí?" Los ojos de Eijeh eran verde pálido. Un color inusual, como las alas de insectos iridiscentes, o el flujo de la corriente tras un tiempo. Contra su piel marrón clara, como la tierra lechosa del paneta Zold, casi brillaban. "¿Por qué?"
"Porque tú eres el próximo oráculo de este planeta," dijo Ryzek a Eijeh en la lengua de la madre del chico, bajando de la plataforma con un cuchillo en la mano. "Tú verás el futuro, en todas, todas sus variedades. Y hay una variedad en particular de la cuál desearía saber."
Una sombra se precipitó a través del dorso de mi mano, como un insecto, mi don haciendo que mis nudillos dolieron como si se estuvieran rompiendo. Sofoqué un gruñido. Sabía que futuro quería Ryzek: Gobernar Thuvhe, al igual que Shotet, conquistar a nuestros enemigos, ser reconocido como el legítimo lider mundial de la Asamblea. Pero su destino colgaba sobre él tan pesado como ahora lo hacía el de Akos, diciendo que Ryzek caería ante nuestros enemigos en lugar de reinar sobre ellos. Necesitaba a un oráculo si quería evitar esa derrota. Y ahora tenía uno.
Yo quería que Shotet fuera reconocido como una nación en lugar de una tropa de rebeldes insubordinados tanto como mi hermano lo hacía. Así  ¿Por qué estaba el dolor de don -omnipresente- aumentando por segundos?
"Yo..." Eijeh estaba observando el cuchillo en la mano de Rysek "Yo no soy un oráculo, nunca he tenido una visión, yo no... no puedo ser..."
Presioné contra mi estómago de nuevo.
Ryzek balanceó el cuchillo en su palma y chasqueó para activarlo. Se tambaleó, moviéndose en círculo lentamente. No, no, no, me encontré a mi misma pensando, sin estar segura de porqué.
Akos se puso tenso en medio de Ryzek y Eijeh, como si pudiera parar a mi hermano con la carne de su cuerpo solamente.
Ryzek observó su cuchillo dar la vuelta y moverse hacia Eijeh.
"Entonces debes aprender a ver el futuro rápido," dijo Ryzek. "Porque quiero que encuentres para mi la versión del futuro que necesito, y qué es lo que necesito para conseguirlo. ¿Por qué no empezamos con la versión del futuro en la que Shotet, no Thuvhe, controla este planeta -hmm?"
Asintió hacia Vas, quien forzó a Eijeh a caer de rodillas. Ryzek cogió la espada por la empuñadura y tocó con el filo la cabeza de Eijeh, justo bajo su oreja, Eijeh lloriqueó.
"No puedo-" dijo Eijeh. "No se como convocar visiones, yo no-"
Y entonces Akos atacó a mi hermano desde un lado. No era lo bastante grande como para derrivar a Ryzek, pero le había cogido con la guardia baja, y Ryzek trastabilló. Akos echó su codo hacia atrás para pegarle -Estúpido, pensé- pero Ryzek fue más rápido. Se levantó del suelo, golpeando a Akos en el estómago, entonces se puso en pie. Agarró a Akos por el pelo, levantándole la cabeza, y deslizó la espada a lo largo de la mandíbula de Akos, de la oreja a la barbilla. Akos gritó.
Era uno de los lugares favoritos de Ryzek para cortar a la gente. cuando el decidía darle a una persona una cicatriz, quería que fuera visible. Imposible de esconder.
"Por favor," dijo Eijeh. "Por favor. No se como hacer lo que me pides, por favor no le hagas daño, no me hagas daño, por favor-" 
Ryzek se quedó mirando a Akos, que estaba agarrándose la cara, su cuello manchado de sangre. 
"No conozco esa palabra Thuvhesit 'por favor'," dijo Ryzek
§

Más tarde, esa misma noche, oí un grito haciendo eco en los silenciosos pasillos de Noavek manor. Sabía que no pertenecían a Akos -él había sido enviado con nuestro primo Vakrez. "para hacer crecer piel más gruesa," como expresó Ryzek. 
En su lugar reconocí el grito como la voz de Eijeh levantándose en reconocimiento del dolor, mientras mi hermano intentaba extraer el futuro de su cabeza. 
Soñé con eso durante mucho tiempo desde entonces.
(Traducido por: La comentarista)

No está mal teniendo en cuenta que tenemos casi 6 meses por delante hasta que se publique ¿no?

¿Tenéis ganas de leer este nuevo libro? 

¿Tendrá tanto éxito como lo tuvo Divergente?

Hasta pronto

 

3 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta, seguramente llegará, tarde pero llegará >.< Lo que me da miedo es que los personajes de Divergente de parezcan a estos dos (que será que no pasa veces)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la info, tiene una pinta tremenda. Ojala lo traigan aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Al menos la portada es estupenda y, por supuesto, deseando estoy que llegue. Un besote :)

    ResponderEliminar

No SPAM
seamos respetusoso entre todos
cualquier opinión es válida
^^ gracias por pasaros por aquí

Blog diseñado por Lhya
Mi paraíso entre libros © 2015